Categorías
Cuidado de la piel

Limpieza Facial ¿Cuándo? ¿Por qué? ¿Para qué?

Definitivamente, el rostro es tu carta de presentación. Pero si tiene una sonrisa, mejor impresión darás. Por ello, debes cuidarlo constantemente. Yo te recomiendo que pienses seriamente en la necesidad de realizarte cada limpieza facial, como una estrategia de belleza.

Ten en cuenta que en el ambiente hay muchos tipos de contaminantes. Te podrás lavar el rostro millones de veces, pero siempre existen diversas impurezas y células muertas que cierran tus poros. Y lo más grave, es que pueden producir alergias o complicaciones en la piel.

Ante estos inconvenientes, que en ocasiones afean nuestro cutis, la solución ideal es una rutina del lavado de cutis.

Limpieza Facial ¿Cuándo?

La respuesta es siempre, constantemente, que forme parte de tu rutina regular. Sería formidable una vez al mes, cuando se trate de una limpieza facial profunda.

Recuerda que te comenté que tu rostro está expuesto a los agentes contaminantes, a las impurezas, al sol, al sudor, al maquillaje que te dejas por horas y a la propia grasa que produce nuestra piel.

Todos esos agentes contaminantes causan estragos en tu rostro. ¿Y el resultado? Daños en su estructura, dificultando el proceso de regeneración y renovación celular, que necesitamos.

Por eso, te invito a planificar tus limpiezas faciales. Las puedes realizar tú misma o acudir a un centro de estética especializado.

Las limpiezas faciales son vitales para la protección del cutis.

Atención ¿Tienes un cutis delicado?

Sin embargo, a veces debes asesorarte sobre la forma de limpiar tu cara y el uso de los productos más indicados. No es lo mismo tener un cutis normal, que tener uno con acné, con dermatitis o con alta sensibilidad.

En estos casos, lo más recomendable es visitar a un dermatólogo para que te indique cuáles son las cremas que requieres. Claro está, debes ser rigurosa con el tratamiento, a fin de lograr los resultados favorables para tu piel.

Y aunque no tengas este tipo de lesiones, estas limpiezas deben estar a cargo de expertos profesionales. Con sus conocimientos y experiencias, podrás lucir un cutis limpio, tonificado, radiante y bien cuidado.

Limpieza Facial ¿Por qué?

Porque lo importante es evitar que tus poros permanezcan obstruidos por mucho tiempo. La piel necesita respirar y con una correcta limpieza de cutis, le permitirás nuevos aires. NO OLVIDES que la cara no solo se limpia para quitar el maquillaje, también se enjuaga constantemente para quitar las mencionadas impurezas.

Y otra cosa, si la piel del rostro está limpia, mejor será la acción de las cremas que utilices. Así podrán profundizarse, cumplir con su cometido y actuar con el efecto que esperas.

Por otra parte, te reitero que es ultra importante que además de la limpieza facial que puedas hacerte en casa, debes acudir a un especialista.

Considero que es una alternativa ideal para que te aplique tratamientos, de acuerdo a tu tipo de piel. Así podrás lograr una limpieza mucho más profunda.

Si tomas en cuenta esta sugerencia, te garantizo que tu rostro va a tener mayor luminosidad. Además, tendrás músculos más tonificados y eliminarás grasa y sudor, que unidos son fatales, porque proporcionan un aspecto seco y opaco. Y eso no es lo que quieres para tu cara.

Planifica tu rutina de belleza para evitar un rostro opaco.

Limpieza Facial ¿Para qué?

La respuesta es sencilla. Simplemente, para que tengas un cutis suave, radiante, fresco, hidratado, revitalizado y con un pH adecuado.

Son innumerables los beneficios que proporciona a tu piel. Por ejemplo, con una adecuada limpieza facial se regula la producción de grasa, se produce la eliminación de las células muertas y demás impurezas, se remueven los puntos negros.

Y un aspecto extraordinario, se pueden prevenir las arrugas, por lo que se atrasa el envejecimiento de la piel. Para mí, esto es vital y ¿Para ti?

El tipo de piel debe ser tomado en cuenta

Antes de hacerte una limpieza de cutis, debes saber exactamente cuál es tu tipo de piel. Esto es transcendental, ya que hay productos y metodologías que no se pueden aplicar en todos los rostros por igual.

Te presento los tipos de piel:

  • Normal: Es la que todas desean. Una piel equilibrada, con poros pequeños, una textura suave y lisa, rosada, sin impurezas, fresca y una circulación sanguínea buena. En conclusión, ni seca, ni grasa.
  • Seca: Es aquella que produce menos sebo. Por lo tanto, no cuenta con los lípidos necesarios para contar con la humedad necesaria, que le permita establecer una barrera protectora de los contaminantes externos. Tiene varios grados de intensidad. Por ello, puede más o menos presentar sequedad, aspereza, manchas, líneas más pronunciadas.
  • Grasa: Al contrario de la seca, la piel grasa produce exceso de sebo. Presenta demasiadas impurezas, grandes poros que resultan muy visibles, brillantez,  propensa a espinillas, comedones o erupciones. En algunas partes hay enrojecimiento y en otras palidez.
  • Mixta: Es la que presenta unas zonas grasas con poros grandes (nariz, frente y mentón) y otras secas (mejillas).
  • Sensible: Se identifica como una piel extremadamente delicada, ya que puede ser afectada por estímulos internos o externos. Por pequeños que sean, reacciona con irritaciones, congestiones, picazones, entre otros.
  • Acneica: Se caracteriza por poros muy dilatados y con aspecto opaco y grasoso. Hay una elevada producción de sebo, lo que trae como consecuencia la obstrucción de los poros y la aparición de espinillas, puntos negros y granos. En la mayoría de los casos, el acné puede dejar marcas que son difíciles de desaparecer.
  • Atópica: Muchos la definen como una enfermedad. Es cuando la piel presenta sequedad, al punto que aparecen descamaciones, irritación y picor, producto de su poca grasa y escasa frescura.
Cada chica debe identificar su tipo de piel.

¿Ya identificaste tu tipo de piel? Entonces, toma en cuenta las sugerencias de los profesionales estéticos. Muchos recomiendan realizar una limpieza de cutis cada mes. Si tienes la piel grasa o mixta, deberías hacerla cada dos meses. Si la piel es seca, cada tres meses. Y cada seis meses si es una piel acneica o atópica, complementándola con los tratamientos médicos, según cada caso.

¿Cómo hacer una limpieza facial?

Como te comenté, tienes dos opciones. La que puedes hacerte tú misma y la que te realiza un profesional en un centro estético.

La primera opción, la llevas a cabo en casa. Te aconsejo que sea como mínimo una vez al día. Se trata de un lavado completo de tu rostro, especialmente después de quitar el maquillaje.

Para este proceso, cada chica tiene su rutina y su estilo. Pero si tú no lo haces o no sabes, te comento que hay diversos e innumerables tratamientos que puedes realizar. Es imprescindible que seas constante en esto.

Una limpieza sencilla, pero efectiva, debe comenzar con quitarte el maquillaje (si usas). Para ello puedes utilizar un gel facial que exfolie la piel, remueva impurezas y limpie profundamente. Luego, tu crema de preferencia que hidrate, regenere y restaure la piel. Recuerda que esos o los productos que utilices, deben estar dirigidos a tu tipo de piel.

Y si lo deseas, también puedes usar tónicos, cremas hidratantes y nutritivas para un rostro joven y sano. Incluso, las mascarillas son formidables para tenerlas en cuenta una vez a la semana.

Por otra parte, hay una gran cantidad de productos naturales que también puedes tener en cuenta. Investiga y selecciona los que más te convengan.

¿Y si se trata de una limpieza facial profunda?

Pues, para que sea realmente profunda y efectiva, es mejor que esté a cargo de un experto en la materia. Debe ser un profesional con el que te sientas cómoda y a quien le puedas preguntar todas tus dudas. Y que realmente elimine todas las imperfecciones de la piel. Podrías visitarle una vez al mes.

Es probable que ese completo procedimiento se efectúe en varios pasos, que incluyen:

  • Limpieza
  • Exfoliación
  • Vaporización
  • Extracción de comedones
  • Mascarilla purificante
  • Tonificación
  • Hidratación
  • Descongestión de poros
  • Aplicación de protector solar

Al culminar este proceso, tu cutis estará realmente limpio, suave y terso. Si hay algún tipo de inflamación, no te angusties. Pero pregunta la mejor manera de minimizarla.

La importancia de una limpieza facial profunda.

¿Cuándo es necesario realizar una limpieza profunda?

Cuando observes que en la piel del rostro existen puntos negros, espinillas, comedones, grasa. Tienes una piel deshidratada con brotes de acné y luce seca y áspera. Además la pérdida de la luminosidad.

Por favor, no esperes ver esos males en el espejo. Realiza tus limpiezas faciales en casa y planifica aquella que estará a cargo de un especialista. De esa manera, te evitarás problemas y sufrimientos.

Beneficios de la limpieza de cutis

Son muchísimos. Entre los que más nos pueden interesar es que permite la producción de colágeno. Esto trae como consecuencia la elasticidad de la piel y la disminución de los arrugas.

Además, como te he indicado, la piel queda limpia y sin impurezas, adquiere mayor luminosidad, disminuye las manchas por la exposición al sol y el proceso de regeneración celular se realiza de manera normal.

Ya no tendrás puntos negros y al contar con poros limpios, su tamaño disminuirá, serán menos visibles en tu cara. Asimismo, tu pH se equilibra y se agiliza la circulación sanguínea en la zona, tonificando los músculos faciales.

Con todos esos beneficios, los tratamientos, las cremas y demás productos que te apliques, podrán actuar mejor en tu piel.

Y para tener una piel saludable…

Solo debes tener en cuenta estas recomendaciones: tomar mucha agua durante el día y comer frutas, verduras y proteínas en la dieta diaria. Lavar el rostro al quitarte el maquillaje y antes de dormir. Utilizar cremas hidratantes, teniendo en cuenta tu tipo de piel. Y utilizar varias veces al día protector solar.

Y, por supuesto, realizar limpiezas fáciles en casa y una vez al mes en un centro estético, a cargo de un experto.

Mi secreto… Ahora lo comparto contigo

Te cuento que son varios los productos que utilizo para el cuidado de mi rostro. Pero te voy a recomendar mi favorito. Se trata de Clarifique Dual Essence de Lancome, enriquecida con aceite de semilla de uva y de girasol, rica en ácidos grasos Omega 6 que nutren e hidratan la piel.

Clarifique Dual Essence de Lancome.

La uso para exfoliar y nutrir mi piel. Y los resultados han sido sorprendentes, porque mi cutis luce luminoso y radiante. La textura y la tonalidad han mejorado cada día y tengo una piel renovada, purificada y fresca.

Ahora que conoces más sobre la importancia de la limpieza facial, espero que mis recomendaciones te ayuden a la hora de tu rutina de belleza. Y no olvides, debes proteger la piel de tu rostro. Es la primera imagen que le presentas a todos. 

Hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.